miércoles, 25 de julio de 2012

Bordado a maquina



Bordado que  estoy segura te resultará muy agradable, interesante y útil.
Si eres constante, legarás a dominar el arte del bordado.
Ciertas personas de ideas anticuadas piensan que el bordado a máquina es una novedad que quita belleza y merito a las labores. Esta opinión carece de fundamento.
La vida moderna es muy exigente y el valor de tiempo aumenta de día en día.
El bordado a máquina es muy práctico y descansado, hace ganar tiempo y dinero y es una ocupación que puede proporcionar buenos  ingresos en los ratos libres. 





(foto 1)






                        MATERIALES NECESARIOS:



      Además de la máquina de coser, se necesitará lo siguiente:



(foto 2)



Un bastidor grande (de 18 cms. de diámetro).
Tres o cuatro hojas de papel blanco, de tamaño algo mayor que el bastidor.
Una aguja de máquina del número 70. (Para los primeros ejercicios convendrá una del 80, que se rompe menos).
Tijeras especial para borda.
Un lápiz negro o azul. Papel carbón de calco (no es imprescindible).



(foto 3)




                 Lección 1º               
                                             

                                                                Advertencias
                                                                   

     Lo primero que tienes que hacer es leer blog despacio y con ánimo de comprender su contenido. No hace falta que se lo aprenda de memoria. Según vaya leyéndolo. Fíjese bien en las figuras correspondientes.



      LA INSTALACIÓN

Se debe trabajar en una habitación clara, cuya ventana quede en frente un poco hacia la izquierda (foto 4) , porque la luz si viene de frente totalmente la luz fatiga la vista y, si viene de la derecha proyecta la sombra de la máquina sobre la labor.





(foto 4)




La MÁQUINA DE COSER
Es cada vez más empleada por la rapidez y perfección con que realiza el trabajo. Como se trata de un utensilio costoso, hay que conservarla y cuidarla con el mayor esmero. Conviene  taparla siempre al terminar el trabajo para que no le entre polvo, y engrasarla frecuentemente con la aceitera cargada con aceite especial. El engrase se efectuará a poder ser, por la noche para que al día siguiente,  al reanudarla labor, el aceite se haya esparcido por el mecanismo y escurrido el sobrante. Así se evitarán manchas en la tela.





La máquina, al funcionar, no debe hacer ruidos. Si los hiciera, habrá que pararla inmediatamente y examinar la aguja por si estuviera despuntada. Una aguja en estas condiciones debe ser reemplazada en seguida, pues además de producir ruidos, arañaría el tejido y haría los agujeros demasiado gruesos.
Otras veces, los ruidos suelen ser motivados por piezas que están fuera de su  sitio, tornillos mal apretados o falta de engrase.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada